Una española en la carrera judicial de Finlandia

Por Carolina García Hervás, Helsinki  (*)

Hace no mucho tiempo yo era estudiante de Derecho en España. Solamente han pasado seis años desde que terminé mis estudios de licenciatura, pero, he seguido formándome con másteres y cursos de postgrado.

Desde que cursé la asignatura de Derecho Internacional Público, tenía claro que quería iniciar mi andadura laboral en dicha rama del Derecho, muy desconocida por muchos compañeros juristas.

Para poder acumular experiencia he tenido que vivir en diferentes países europeos, aprender diferentes idiomas y estudiar complejos ordenamientos jurídicos como el anglosajón. No ha sido una trayectoria laboral fácil, pero, gracias a mis previas experiencias en Francia, Reino Unido, Bélgica y mi adorada Estonia ahora puedo proseguir mi carrera en Finlandia.

Dicen que los países nórdicos cuentan con la mejor reputación del mundo en cuanto a estudios, trabajo y vida. No es para menos. En un país como Finlandia existe la meritocracia y eso te puede llevar a convertirte en juez, por ejemplo, como será mi caso.

En España, convertirse en juez después de estudiar la carrera puede ser un proceso de años. Muchos de mis compañeros han pasado ocho años opositando sin éxito. Al final, lo único que te queda es ejercer la abogacía de una manera digna y si se puede.

Desde mi experiencia personal, tuve que tomar la decisión de emigrar a otros países por la precariedad laboral que me ofrecían en España. Soy emigrante por decisión propia y porque he podido, también.

Me gusta viajar, aprender diferentes idiomas, conocer otras culturas y vivir en países dónde otras personas no se replantearían ni ir de vacaciones. Pero, cada una de esas experiencias me ha terminado transformando en la persona que quiero ser a nivel personal y profesional.

Hace apenas unos pocos de meses decidí que era hora de apostar por un nuevo país e iniciar una nueva aventura. Finlandia me ha sorprendido gratamente, se encuentra cerca de Estonia y la vida es muy diferente en todos los sentidos.

Cuando inicié los trámites de homologación de mi título me encontré con un sistema claro, transparente y bien organizado. Gracias a la rápida respuesta del Ministerio de Educación finés pude aspirar a convertirme en abogada en Finlandia. Pero, más grata fue mi sorpresa, cuando me dijeron desde el Colegio de Abogados de Finlandia que podía convertirme en juez si accedía al training que ellos proporcionaban.

Cuando en un principio te dicen que puedes acceder a la carrera judicial en otro país no terminas de creerlo. Pero, un país nórdico lo pone todo mucho más fácil si eres titulado universitario. El court training consiste en un año de prácticas para familiarizarte con el sistema legal finlandés y las tareas que lleva a cabo un juez en su día a día.

Tengo claro que el ámbito en el cuál quiero desarrollar mi profesión seguirá siendo el ámbito internacional. He trabajado como asesora y coordinadora de extranjería en varios proyectos con inmigrantes en situación irregular, refugiados y buscadores de asilo.

Aunque tengo que aprender finés y sueco, que será sin duda mi gran reto para 2019, sé que podré llegar a convertirme en juez una vez pase el court training. Los requisitos para ser juez en Finlandia son pocos si los comparamos con España, por ejemplo.

Aunque sí suelen ser estrictos y exigentes con los requisitos de acceso a la carrera judicial. Se debe de contar con un grado en Derecho y un máster en Derecho Comparado, además, de tener un expediente académico y profesional intachable.

Simplemente, espero poder disfrutar de esta nueva etapa laboral que me ofrece la vida y poder ayudar a otras personas en mi situación con mi experiencia.

Publicado en LA VANGUARDIA: https://www.lavanguardia.com/participacion/20190103/453802907312/carrera-judicial-espanafinlandia-juez-court-training.html

Anuncios